Paseo a la luz de la luna en un palacio real de Seúl reconocido por la Unesco (CRÓNICA)

May 22, 2019


Un paseo nocturno bajo la luna llena en el palacio Changdeok, el único palacio real entre los cinco de la última dinastía de Corea, Joseon, reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, según sus siglas en inglés), proporcionará la clase de experiencia que un rey de Joseon habría experimentado en el lujoso complejo palaciego.

 

El palacio real, un sitio enlistado en el Patrimonio Mundial de la Unesco, abre usualmente sus puertas para las visitas nocturnas todos los años en primavera y otoño, bajo un programa especial de visita organizado por la Administración del Patrimonio Cultural (CHA), llamado el "Paseo bajo la luz de la luna". El programa de primavera de este año comenzó en abril y tendrá lugar hasta junio.

 

El recorrido, de dos horas, empieza con una ceremonia extravagante de apertura de la imponente entrada del palacio, el portón Donhwa, donde los guardias reales, ataviados con sus trajes ceremoniales, se mantienen vigilantes.

 

El portón conduce al ornamentado puente de piedra "Geumcheon", de 600 años de antigüedad, que está enlistado como el Tesoro Nacional nº 1762, llevando inmediatamente a los visitantes a los tiempos del período premoderno de la dinastía coreana, lejos de las luces y los ruidos de la ciudad que rodean el palacio, en el centro de Seúl.

 

La visita al complejo palaciego, sumido en la oscuridad total, se realiza con faroles de mano fabricados al estilo de las velas reales de la era Joseon, envueltas con un trozo de seda de color azul y rojo, y con un guía ataviado con el atuendo tradicional coreano, "hanbok", que explica casi en un susurro y puede ser escuchado a través de un auricular prestado a cada visitante.

 

El programa nocturno incluye, naturalmente, un guía turístico de los dos edificios principales del palacio real: Injeongjeon, donde se encuentra el trono real, y Nakseonjae, donde está la biblioteca privada del rey Heonjong y la residencia de su amada segunda esposa.

 

Un vistazo nocturno al majestuoso salón real con un tejado de dos niveles, iluminado por una tenue luz anaranjada, resalta de una forma más vívida el rojo de los ladrillos y el amarillo y verde de las pinturas reales ornamentales que bordean el exterior por debajo de los tejados.

 

La ausencia de luz solar también oscurece el fondo, para que los visitantes puedan enfocar su atención en cada detalle del iluminado Injeongjeon, cuyo tejado en pendiente recorta curvas fluidas contra el cielo alquitranado.

 

Nakseonjae es un escenario bastante más humilde en comparación con el previo, pero ofrece un inusual vistazo de las vidas íntimas de la familia real Yi, gobernante de Joseon, donde residieron los últimos miembros de la familia Yi hasta hace unas 30 décadas.

 

Los alojamientos no poseen el típico diseño fastuoso dibujado sobre los tejados, pero las puertas tapizadas con papel blanco están decoradas con un surtido de los travesaños más refinados de la época, algunos de ellos con patrones de encaje que simbolizan la fecundidad y eternidad.

 

Las luces brillantes en el interior de las habitaciones ponen en contraste los lujosos diseños de los travesaños de madera sobre las puertas de papel blanco.

 

Por detrás de Nakseonjae, se abre un estrecho camino oscuro, hacia el único jardín que queda en tamaño natural de los reyes de Joseon, que está dominado por el tranquilo y espacioso estanque "Buyongji", la joya de la corona del programa turístico.

 

En el jardín se encuentra un árbol zelkova serrata, que tiene cientos de años, y que atestiguó desde el glorioso ascenso de la familia Yi (Lee) al trono real, pasando por su próspero reinado, hasta su humillante caída.

 

El agua del estanque lleva exquisitamente el reflejo luminoso de Kyujanggak, la biblioteca real de dos pisos, de unos 250 años de antigüedad.

 

Los sonidos radiantes de la flauta de bambú coreana y un instrumento de cuerda tradicional tocados por músicos vestidos con "hanbok" ayudan a guiar a los visitantes, incrementando el deleite del programa.

 

La visita de dos horas concluye con un concierto de 30 minutos en un pequeño escenario al aire libre, en el que se realizan cuatro actuaciones diferentes de baile y música tradicionales, incluido un inspirador teatro de sombras donde se presentan los edificios principales del palacio Changdeok. Asimismo, se ofrece un refresco y galletas tradicionales.

 

Para participar en la visita se requiere realizar una reserva. Solo se admiten 100 personas en pequeños grupos todos los jueves, viernes, sábados y domingos, durante las ocho semanas del programa de visita primaveral.

 

Todas las entradas para el programa en coreano, ofrecido los jueves, viernes y sábados, ya se encuentran agotadas. Las entradas para los domingos, cuyo programa es en inglés, están reservadas para los extranjeros.

 

Las visitas se reanudarán cuando se celebre el "Chuseok", en otoño, el equivalente coreano del "Día de Acción de Gracias", donde se podrá ver la luna llena más grande del año durante el paseo nocturno.

 

Fuente: http://bit.ly/30EdlCz

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags